Atentos a este impresionante video grabado con un iPhone 4 ascendiendo hasta más de 30 Km de altura gracias a un globo estratosférico enviado por un padre de Brooklyn, Nueva York, y su hijo como un maravilloso experimento de ciencias. El invento tiene el funcionamiento de un chupete pero es precisamente ahí donde radica su gracia. El teléfono, una caja acolchada, un paracaídas y un globo con helio que explota al alcanzar cierta altura a causa de la diferencia de presión.

Para recuperar el teléfono tras sobrevivir a vientos de 160 Km/h, temperaturas cercanas a los 60º bajo cero y una caída que alcanzó velocidades de 240 Km/h incluso con el paracaídas desplegado, Luke se sirvió del GPS incorporado para que transmitiese sus coordenadas y poder localizarlo (curiosamente, no demasiado lejos del lugar de lanzamiento).

El globo tardó 72 minutos en alcanzar la altura límite en la estratosfera aunque desgraciadamente el teléfono se quedó sin batería a falta de dos minutos para su aterrizaje a causa del frio extremo. ¿Nadie se anima a grabar la Tierra desde el espacio con su iPod touch de cuarta generación?

http://player.vimeo.com/video/15091562?color=f07c00

Homemade Spacecraft from Luke Geissbuhler on Vimeo.